jueves, 22 de septiembre de 2011

Presentación de libros de Héctor Huertas en Manzanares

Queridos amigos:
 
El viernes 23 de septiembre de 2011, a las 21.00 horas, tendrá lugar la presentación de los libros El húsar de La Mancha y Orisón de Oreto, de Héctor Huertas, publicados por Sial Ediciones, en la Biblioteca Municipal Lope de Vega (C/. Cárcel, 9, 13200 Manzanares [Ciudad Real ]. Tel.: 926 61 32 08).
 
Intervendrán en el acto:
 
Antonio López de la Manzanara Núñez Barranco, alcalde de Manzanares,
Manuel T. Labián Vazquez, presidente de Tertulia XV,
Basilio Rodríguez Cañada, editor y escritor,
y el autor del libro.
 
 
No faltéis. Os esperamos.
 
Sial Ediciones
C/. Bravo Murillo, 123, 3.º Izda.
28020 Madrid
Teléfono: 91 535 41 13
Correo electrónico: prensa@sialedicion.es
 
Héctor Huertas (Valdepeñas, Ciudad Real, 1942) es Doctor en Medicina por la Universidad Complutense de Madrid. Ha publicado recientemente El húsar de La Mancha. Francisco Abad Chaleco (Sial, 2009) y nos presenta hoy Orisón de Oreto. El héroe ibero, una nueva narración que se enmarca dentro del género de la novela histórica. Su obra literaria, pendiente aún de publicación, abarca una gran variedad de géneros, entre los que destaca la novela: Diálogos con la memoria y Memorias del buen republicano; el teatro: La Divina tragicomedia; la poesía: Semblanza de Cecilio, Onyr y otros poemas y Poemas sensoriales. Ha sido colaborador de Canfali (semanario de Valdepeñas, Alcázar de San Juan y Alicante), con una columna fija en este último que totaliza los 180 artículos. Su actividad investigadora en el campo de la Medicina se centra en su colaboración con el ECEMC (Estudio Colaborativo Español de Malformaciones Congénitas y el CIAC del Instituto de Salud Carlos III, en Madrid.
 


El húsar de la Mancha. Francisco Abad "Chaleco"
       Este relato no es mera ficción. Francisco Abad-Moreno Calvo (Valdepeñas [Ciudad Real] 1787 - Granada 1829), es un personaje real del que se conserva abundante documentación.
La abrupta llegada de las tropas invasoras del brigadier Ligier Belair a las inmediaciones de su pueblo (6 de junio de 1808) trocó su vida de joven campesino en la de impetuoso guerrillero, como la de tantos otros paisanos y compatriotas a lo largo y ancho de la geografía española. Sin embargo, Abad supo cambiar el odio y el infinito afán de la venganza que lo embargaba por la generosidad para con el vencido y así mismo trocó el incansable galopar en busca de la sangre del odioso invasor por el deseo de una paz que nunca llegaría a hacerse realidad para él.
Esta metamorfosis le afectó tan profundamente el espíritu que convirtió al joven campesino —mero zagal de casar manchego— en culto defensor de la primera constitución democrática de España contra aquél rey felón al que había defendido con riesgo de su propia vida.
El relato describe el ambiente histórico que rodeó al héroe y a los protagonistas de una parte de la Historia de España que es esencial para poder entender los luctuosos hechos que la han jalonado desde entonces.




Orisón de Oreto
Aunque desconocido por el gran público, Orisón fue un personaje histórico cuya vida transcurrió en el siglo III a. C. Brevemente citado por Apiano en su Historia de Roma, este régulo oretano reunió una coalición celtíbera que venció a los cartagineses que mandaba Amílcar Barca en el invierno del 229-228 a. C. Como consecuencia de aquella batalla, moriría Amílcar cuando se retiraba. Y hasta aquí llega la historia real de la que se dispone sobre el personaje. Con tan escaso material se ha construido una narración que transcurre en los procelosos días del final de la Primera Guerra Púnica y comienzos de la Segunda, en territorios que abarcan sucesivamente Oretania, Cartago, Sicilia y buena parte de la Hispania prerromana. La novela invita al lector a viajar por poblaciones como Qart Hadast, Drépano, las Islas Egadas, Oreto, Cástulo, Gadir, Cartago Nova, Arse y Barcino, entre otras muchas de la España de aquella época que se citan en el texto. Sus ruinas constituyen hoy meros yacimientos arqueológicos, cuando no subyacen bajo el bullicio de algunas ciudades actuales. Los personajes, tanto reales como imaginarios, se interrelacionan en esta novela inmersos en los duros avatares de una época tan lejana como aquella y en un marco en el que la estricta historiografía y el discreto uso de las lenguas muertas, ya casi olvidadas, se transparentan ante los ojos del lector como un delicado velo sobre la fantasía narrativa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario